Vota por nosotros:

Shekinah www.adoradores.com

 

Top Cristiano - el ranking de sitios cristianos

 

Vota por este sitio en el Top Cristiano

 

¿Qué comprende Ministrar a Nuestro Padre y cómo hacerlo?

Imagen de Carmen

1.- El sacerdocio levítico (de ofrendas sangrientas) o de la Ley quedó abolido.
2.- En su lugar fue puesto uno nuevo y eterno, el del Nuevo Pacto. Este fue implantado por nuestro Salvador y su obra gloriosa en la cruz. Hebreos 7:1-28. Este nuevo sacerdocio tiene sus propósitos claramente definidos en Hebreos 13:15, alabarle y adorarle (Salmo 50:14,23).

3.- Por tanto el ministrar al Padre comprende tres aspectos fundamentales:
Alabanza, Adoración y Comunión con Dios. Estos tres aspectos son muy diferentes entre sí; pero mal entendidos por el pueblo de Dios. De ahí que casi no se conozca entre ellos mucha diferencia y propósito.

4.- La mayor diferencia entre alabanza y adoración consiste en que la alabanza se

apoya en milagros y hechos poderosos que el Padre ha hecho para con nosotros, y es

producto de nuestras emociones y mente, es decir del alma, Respondemos ante

tales muestras de poder a nuestras peticiones, con acción de gracias,

agradecimiento y alabanza.

La adoración, tiene su eje o apoyo no en lo que Yahweh ha hecho por mí o por los

demás sino que se centra en lo que Nuestro Padre es. Es decir, radica en lo que Su Persona es.

Aquí participa sin lugar a dudas, el conocimiento que tenemos de Él. Por tanto, la

adoración proviene del espíritu, no del alma y no depende de nuestro estado de

ánimo o emociones, sino del conocimiento que tenemos de Él.


5.- La alabanza viene de varios términos griegos y hebreos que se utilizan en las

Sagradas Escrituras, que traducidos nos aclaran lo que realmente implica la misma:


Del Hebreo

a.- Hillulim: Agradecimiento

b.-Te-hillah: Salmo

c.- Toda: Confesión

.d- Barak: Declarar bendición

e.- Yadah: Extender la mano y confesar.


f.- Halal: Alabar


Del Griego

a.- Arete: Valor-Excelencia

b.- Doxa: Gloria

c.- Epainos: Encomendar

d.- Eulogeo: Hablar bien de

e.- Humeo: Cantar


Se concluye de estas expresiones que alabanza a Nuestro Padre es bendecirle, agradecerle

y gloriarse en Él; ofreciéndole acciones de gracias, himnos o extendiendo sus manos

delante de Él y glorificándole por medio de palabras que exalten su grandeza. (Colosenses 3:16).

Salmo 150:6. Todo lo que respire alabe a Yahweh

Salmo 100:4. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con

alabanza.


6.- Más para llegar a sus pies y postrarnos ante Él no basta alabarle, sino que

debemos saber adorar. En el sentido estricto de la palabra , sólo Nuestro amado Padre es digno de

ser adorado. Apocalipsis 4:11; 19:10.

Adoración significa rendir homenaje por los tributos que se poseen.


7.- Consideremos algunos aspectos que comprende la adoración:

  1. Génesis 22: Abraham y el sacrificio de su hijo Isaac.

  2. Yahweh probó a Abraham para que ofreciera a su hijo.

  3. Abraham obedeció (es lo básico para poder adorar: obedecer).

  4. Génesis 22:1-5 “El muchacho y yo iremos hasta allí y adoraremos”.

  5. La adoración implica dar algo a nuestro Padre, suministrarle algo. En este caso Abraham daría a su hijo.


8.- Cuando los sabios de Oriente llegaron a ver al niño Yahshua manifestaron que reconocían Su

Autoridad, y siendo reyes terrenos con autoridad y poder, manifestaron esto adorándole:

a.- Postrándose

b.- Ofreciéndole presentes de lo mejor de su tesoro: oro, incienso y mirra (Mateo2:11).


9.- Reiterando, la adoración implica dar algo a Nuestro Padre porque Él es digno de recibirlo. Él

es la máxima autoridad.


10.- La alabanza sin adoración es insuficiente.


El error que se ha cometido al ignorar lo que es realmente la adoración nos ha llevado a celebrar cultos cuyo centro

principal y punto de atención ha sido la alabanza; en realidad reaccionando ante lo que ha hecho Yahweh por

nosotros.

Muchas veces hasta los cantos son egocentristas, todo para mí, poco para El Rey de Israel El Todopoderosos

Yahweh.


11.- Lo que la Iglesia necesita hoy para tener poder, es realizar cultos centrados en la

adoración, para que los cristianos sean llevados a Él y palpen la realidad de la presencia y persona de Padre.


12.- la Comunión:

  1. Dejamos el altar del incienso: Alabanza y adoración.

  1. Ahora entramos al Lugar Santísimo, donde se encuentra el arca de la Presencia del Todopoderosos; allí hay comunión.

  1. I Juan 1:3; Juan 1:11-13; II Corintios 13:14. En el nuevo nacimiento nuestro Espíritu es vivificado y volvemos en y por de nuestro Salvadora tener comunión con nuestro creador en nuestro interior.

  1. Comunión es la relación de compañerismo y participación que experimentamos con nuestro Padre a raíz de nuestra unión con su Hijo nuestro Salvador. Es unión en la misma fe y fe es ver como Yahweh ve, o sea, que comunión es mirar a cara descubierta su Excelsa Gloria.

  1. El espíritu humano (no la mente del hombre) es el lugar donde Yahweh se comunica con nosotros. Cuando le esperamos a Él, se nos manifiesta en el silencio reverente que fluye de percibir su Santa Presencia (Isaías 23:22).

  1. Es en ese silencio donde a nuestro espíritu se nos muestra por su Espíritu Santo y Su Palabra las revelaciones que somos capaces de captar o recibir y es importante recalcar que en la unidad o comunión con Yahweh se establece el fluir de la Vida que es el Padre mismo. Eso implica que la revelación que nos venga no será nueva, pues todo ya ha sido revelado en Las Escrituras; simplemente serán verdades que se hacen vivas y frescas para nosotros por el Espíritu Santo (Salmo 62:5; 130:5-6).

  1. En la comunión con nuestro Padre hay un amalgamiento perfecto de Su Espíritu con el nuestro (el humano), existiendo allí realmente una renovación de todo nuestro ser. O sea, que en nuestra debilidad humana al establecer comunión con Yahweh, su fuerza nos es impartida, o la nuestra cambiada por la Suya (en hebreo chalaph). Allí es donde Su Poder se perfecciona en nuestra debilidad, según II Corintios 12:9.

  1. Este amalgamiento de Su Espíritu con el nuestro se hace notar en el empleo del término griego “neuma”, usado en diferentes pasajes bíblicos para denotar la palabra espíritu, la cual se usa indistintamente para hablar del Espíritu de Yahweh o del espíritu humano vivificado por el Espíritu Santo.

  1. De tal manera que es imprescindible que siempre que alabemos y adoremos a Yahweh, sea individual o colectivamente, tengamos un tiempo para reposar en Él, tener comunión con Él y oír Su Voz.

  1. En este silencio, si lo practicamos constantemente, aprenderemos a sentir Su Presencia en forma especial; sabremos escucharle cuando nos habla a nuestro interior.

  1. En este silencio, si lo practicamos individual o colectivamente, será más fácil el fluir de los dones del Espíritu (dones vocales: lenguas, interpretación y profecía; o de revelación: palabra de ciencia, sabiduría y discernimiento de espíritus), para la edificación dela Congregación


Por Apóstol Rony Chaves